Magnum Autofloreciente

La Magnum Autofloreciente de Buddha Seeds es un híbrido a tres vías, del cruce entre las variedades más potentes y productivas con un crecimiento rápido, vigoroso y con múltiples ramificaciones, estalla en cogollos en la etapa de floración.

COMPRAR MAGNUM AUTOFLORECIENTE, picha aquí

Magnum Autofloreciente

Magnum Autofloreciente

Buddha Seeds recomienda que no se cultive en interior en macetas grandes. Su gran tamaño hace aconsejable, en espacios reducidos, contenedores pequeños o trasplantes tardíos, ayudando así a controlar su altura.
La Magnum de Buddha Seeds alcanza su máximo esplendor en exterior. Sembrada en suelo o maceta grande, crece vigorosamente convirtiéndose en un autentico monstruo, que hace al cultivador preguntarse si realmente es automática.

Los aromas y sabores de la Magnum son de trazo fresco y especiado. Sin olvidar su explosiva potencia que crea un subidón cerebral que va elevando su intensidad hasta llegar al punto de risa incontrolable.

StarRyder de Dutch Passion

Dutch Passion ha estado trabajando conjunto a Joint Doctor en preparar una nueva variedad llamada StarRyder, esta autoflorecientes es un cruce de la Isis sativa de Dutch Passion que es un planta compacta y muy potente. Con una conocida variedad LowRyder autofloreciente de Joint Doctor.

 Starryder es una planta autofloreciente con cogollos compactos, una planta de estatura media que ronda los 50 cm de altura y bien cargada de resina. Su rendimiento medio es de 6o gramos por planta. Con un THC de 15% a 19% y un sabor suave con un toque dulce.

StarRyder

Sweet Seeds – Cream Mandarine

cream mandarine

Cream Mandarine de Sweet Seeds es una variedad de marihuana autofloreciente de 3ª generación.

Cream Mandarine Auto tiene su origen en una planta muy especial y productiva de Cream Caramel Auto, que regala aromas a mandarina, cruzada con el clon éslite de Ice Cool para reforzar los aromas cítricos.

Cream Mandarine produce cogollos grandes, compactos y cargados de resina. Hacia el final de la floración, muchas plantas ofrecen tonalidades púrpuras y rojizas.

Read the rest of this entry »

Sweet Seeds – Big Devil XL

big devil xl

 

Big Devil XL es una autofloreciente 3 ª generación, híbrido resultante del cruce de Big Devil # 2con Jack Herer autofloreciente de I + D de Sweet Seeds. La nueva Big Devil XL de sweet seeds aumenta la altura de su anterior versión, produce plantas de entre 110 – 160 cm. de altura, con numerosas y largas ramas laterales. Aumenta también el grosor y densidad de los cogollos, que aparecen total y espectacularmente cargados de aromática resina. El aroma es de tipo inciensado con tonos cítricos de limón.

nutrientes de la marihuana

Las plantas para su crecimiento necesitan el aporte de una larga lista de elementos químicos para su desarrollo. Estos se dividen en tres grupos, los elementos primarios, los secundarios y los oligoelementos o microelementos.

Los elementos primarios son el Nitrógeno (N), el Fósforo (P) y el Potasio (K). Siempre vienen enunciados por este orden <N-P-K>. Son los que las plantas consumen en mayor cantidad.

Los secundarios son el Magnesio (Mg) y el Calcio (Ca), presentes en la dolomita.

Los microelementos son consumidos en cantidades muy pequeñas y son los siguientes: Hierro (Fe), Azufre (S), Manganeso (Mn), Boro (B), Molibdeno (Mb), Zinc (Zn) y Cobre (Cu).

El primero de los elementos primarios es el Nitrógeno. Es el más importante, habilita a la planta a crear las proteínas esenciales para crear nuevo tejido e interviene en la producción de clorofila. Está directamente relacionado con la altura, vigor y crecimiento en general. Es vital sobre todo durante la fase de crecimiento vegetativo en cantidades considerables y en menor cantidad durante el principio de la floración. Algunos plantadores cortan el suministro de nitrógeno durante las últimas semanas de la floración, sostienen que aumenta la producción de resina. Sin asegurar esto, si podemos decir que el porcentaje de N en el fertilizante que se use en la fase de floración debe ser él más bajo, o menor que el segundo elemento, el fósforo.

El Fósforo es el segundo de los elementos primarios, y es vital para la fotosíntesis. Se le relaciona con la producción de flores, resina y semillas (sí las hubiere). El cannabis necesita un gran aporte P durante las fases de germinación, clonación y sobretodo en la fase de floración.

El tercero de ellos es el Potasio. Se ve asociado en la creación y transporte de azúcar y almidón, así como al aumento de clorofila en las hojas dando más verdor.

Ayuda a regular las aperturas de las “Stomata”, unas diminutas glándulas situadas en el contorno de las hojas responsables de la transpiración de las plantas y otras funciones vitales. El potasio también es necesario para el buen desarrollo de las raíces y resistencia de la planta contra enfermedades y ataques de plagas. Este elemento es usado durante todo el ciclo.

Los elementos secundarios Mg y Ca: El magnesio es el átomo central de la molécula de clorofila y es esencial en la absorción de la luz. También ayuda en la absorción de otros nutrientes, estabilizando el  medio de ácidos o sales tóxicas que se puedan depositar. El Calcio es fundamental en la creación de nuevo tejido, por tanto, necesario para un buen desarrollo.

El mejor aporte de Mg y Ca es la dolomita, mezclada previamente en el medio y/o disuelta en el riego. Al ser de asimilación lenta, es difícil pasarse con la dosis, no parece que afecte el exceso de dolomita, quizás por su lenta absorción o por lo bien que mantiene el PH. La dosis aproximada, sería una taza de café por cada 8-10 litros de medio, y si viene en forma de polvillo fino se puede disolver una cucharada en 5 litros. La dolomita es muy recomendable, si no se dispone de ella se pueden usar sales de magnesio de las que venden en la farmacia y añadirlas en algunos riegos. Previene la clorosis (enfermedad de las plantas).

Read the rest of this entry »

agua para la marihuana

La planta de marihuana necesita un gran aporte de agua durante todo el proceso, sobre todo durante el crecimiento vegetativo.

El agua utilizada en el riego deberá ser agua del grifo o agua corriente, no se debe utilizar agua embotellada para el consumo humano debido a su gran dureza y excesiva mineralización. Aunque no está demostrado que la clorina (que se encuentra en el agua del grifo) afecte negativamente al crecimiento de la marihuana, si que puede hacerlo un alto contenido de sal. No es mala idea dejar reposar el agua durante un día, cosa habitual en jardinería.

El PH del agua debe ser neutro(ligeramente ácido). Podríamos establecer como límites aceptables un PH entre 6. 5 y 7. 2. (El PH tiene una escala de 1 a 12, siendo 7 el PH neutro, 1 el más ácido y 12 el más básico o alcalino). Es muy importante la medición periódica del PH del agua y del medio (mezcla un poco de medio con el agua y mide el PH de la solución), realmente un PH inadecuado puede alterar el buen desarrollo de las plantas. Existen varias formas de medir el PH: medidores electrónicos digitales, reactivos líquidos o el clásico papel tornasol. (No mide decimales).

Un PH excesivamente ácido se puede corregir añadiendo cal hidratada o bicarbonato. Un PH excesivamente básico se corrige añadiendo ácido nítrico o simplemente vinagre o limón.  La temperatura del agua de riego deberá oscilar entre los 21 grados centígrados, las plantas agradecen el agua tibia. 

La cantidad de agua depende de varios factores: El tamaño del recipiente, una maceta grande requerirá menos riegos que una pequeña. El tamaño de la planta, las plantas grandes necesitan un gran aporte de agua. A pesar de que cuando “beben” lo hacen en cantidades considerables (parte del agua se evapora por el calor del ambiente), las plantas deben pasar cortos periodos “secos” entre riego y riego, sólo se dejará secar la primera capa de medio. Si la superficie está mojada o queda agua en la cubeta, no conviene dar un segundo riego. Las plantas empalidecen y se acaban pudriendo si el riego es excesivo, si por el contrario el riego es insuficiente se secarán algunas hojas inferiores, si el agua no llega la planta dejará caer sus hojas como si estuviese fatigada, puede ser un momento crítico si no se le suministra agua con rapidez. Convendría disolver un poquito de jabón en el agua para asegurar una mayor absorción, incluso pulverizarla con dicha agua.

Read the rest of this entry »

cultivo de marihuana invernadero

Dos plantadores disponen de dos sistemas idénticos. Dicho sistema consta de un área de 180×60 cm.

(aprox. 1m2) iluminada con una lámpara de sodio de 400W. tipo SON-T AGRO de Philips, apta para todo el proceso. El plantador A, inicia el proceso de crecimiento hasta que las plantas están a punto de clonar y pasar a floración. El plantador A hace clones, se los pasa al plantador B, y pasa a floración. El plantador B hace enraizar los clones con un par de fluorescentes y los hace crecer en su sistema. Para cuando llegue el momento de clonar y pasar a floración, el plantador A estará listo para recoger y hacer enraizar los clones que le pasa el B antes de iniciar la floración. Así indefinidamente.

El montaje de dos tubos fluorescentes de 120 cm. Puede ser compartido ya que nunca lo usarán simultáneamente.

SISTEMA CONTINUO DE MONTAJE TRIPLE

Este sistema seria el ideal pues nos proporcionaría de cuatro a seis cosechas al año. El sistema consta de tres zonas:

A). Zona de clonación-germinación. Área de 120×40-60 cm. Se iluminará con un montaje de dos a cuatro tubos de 120 cm. De color 33. Altura mínima 50 cm.

B). Zona de crecimiento vegetativo. Área de 180×60 cm. Se iluminará con una lámpara de alta presión de 400W. Recomendamos una HPI-T de Philips montada en una MGR 300. También de Philips y especial para invernaderos. Altura mínima 1-1. 5 metros según grosor lámpara.

C). Zona de floración. Área de 180×60 cm. Se iluminará con una lámpara de sodio de alta presión (HPS) de 400W. Recomendamos una SON-T montada en una SGR 200 de Philips. Altura mínima 2 metros.

Un montaje de seis fluorescentes de 120 cm. También seria apto para la zona B, aunque el rendimiento seria menor. Las zonas B y C, podrían ser iluminadas con una SON-T AGRO cada una, pues este tipo de lámpara es apta para todo el ciclo.

Read the rest of this entry »

cultivar marihuana en interior

Una vez familiarizados con los materiales y el espacio pasaremos a explicar de que forma se cultiva marihuana en interiores. El sistema ha sido perfeccionado desde los años 70 en que se empezó a cultivar con fluorescentes tanto en América como en Amsterdam.

Cabe destacar el trabajo realizado desde entonces a gente como Ed Rosenthal y Jorge Cervantes como las dos grandes celebridades del tema en E. E. U. U, y su actual contacto y colaboración con los maestros holandeses. Para una información más ampliada se pueden consultar los libros “Indoor Marijuana Horticulture”por J.Cervantes en su última edición revisada y “Closet Cultivator” por E.

Rosenthal (no confundir esta última publicación de 1992 con el “Manual para el cultivo de la marihuana” del mismo autor del año 1973 que fue traducido al castellano, estando éste como el mismo autor  reconoce posteriormente totalmente obsoleto en lo que al sistema de cosecha se refiere, aunque fue un gran primer paso).

En interiores, las plantas son sometidas a un régimen de luz de un mínimo de 18 horas durante el periodo de crecimiento, aunque algunos cultivadores sostienen que durante esta fase las plantas no necesitan descanso, mientras tengan suficiente aporte de agua y luz, por lo que las someten a un régimen continuo de 24 horas de luz. La diferencia entre los dos regímenes estriba en la duración de la fase de crecimiento (horas de luz = crecimiento). Si es necesario por algún motivo tener las luces apagadas en algún momento del día, es mejor darles 18 horas de luz, nunca menos. Si no hay ningún inconveniente es mejor usar el sistema de régimen continuo (24 horas de luz), las lámparas lo agradecen, pues los sucesivos encendidos y apagados les acortan la vida. (Es conveniente esperara una media hora si se quiere volver a encender una lámpara de alta presión tras un apagado o una desconexión). El régimen elegido será constante.

Read the rest of this entry »

condiciones y ambiente en interior

Es importante conocer las condiciones climatológicas que queremos crear a la hora de escoger la ubicación idónea para el montaje. Las plantas de cannabis son capaces de soportar temperaturas de entre 10 y 40 grados centígrados, deteniéndose el crecimiento en dichos límites. La temperatura deberá mantenerse entre 17 y 30 grados siendo 24 grados la idónea. Lógicamente la temperatura desciende durante el periodo oscuro. Con temperaturas muy altas las plantas gastan mucha de su energía en disipar el calor y las temperaturas muy bajas pueden llegar a matarlas. La marihuana es capaz de absorber una cantidad de anhídrido carbónico(CO2)del aire, en una concentración mucho mayor a la que se encuentra en la atmósfera. El aire contiene un 0.003% de CO2 y las plantas experimentan un aumento del crecimiento de casi el doble bajo concentraciones de CO2 del 0.015%. Existen sistemas a la venta para aumentar el nivel de CO2 en el montaje.

Hay un libro sobre el tema aplicado a este tipo de cultivos: (CO2, Temperature and Humidity” by D. Gold.). Aplicando estas técnicas se acorta el proceso y se obtiene mayor producción, aunque debe estar muy bien regulado pues al ser más rápido el crecimiento necesita una supervisión más continuada.

Aunque el CO2 es incoloro, inodoro y no es inflamable, puede ser peligroso rebasar los límites establecidos. De todas formas se puede lograr un gran resultado sin necesidad de tanta sofisticación. El simple aporte de aire fresco del exterior(filtrado, por supuesto)nos aportará el CO2 necesario. El aire debe ser movido mediante un ventilador en el interior del sistema, para asegurar que el aire fresco llega a todo el jardín. El sistema necesitará de una entrada de aire, que puede venir del exterior mediante succión y filtrado, o desde la misma estancia donde se instale el montaje si esta es suficientemente amplia y ventilada. Será necesaria una salida de dicho aire mediante un extractor al exterior, o a un segundo montaje y de este otra al exterior.

Resumiendo, se precisa una entrada filtrada con o sin extractor, una salida con extractor y un ventilador en la parte superior del interior del montaje para que dicho aire circule, conviene que las plantas se muevan ligeramente. Los ventiladores funcionarán cuando la luz funcione, aunque se pueden programar mediante temporizadores. Desde luego así no aumentaremos el porcentaje de CO2 en el sistema, pero evitaremos que descienda. Las estufas y calentadores de gas aumentan la concentración de CO2 en el ambiente, aunque pueden causar problemas con la temperatura(debemos pensar que las lámparas darán calor). Las visitas al jardín serán agradecidas por las plantas pues nuestra respiración aumentará el nivel de anhídrido carbónico del ambiente.

Read the rest of this entry »

abono para cultivo de marihuana

Los medios de cultivo son lo que comúnmente venimos a llamar tierra. Desde la tierra que se puede aprovechar de una maceta vieja hasta la más sofisticada mezcla inorgánica usada en cultivos hidropónicos en los que el alimento es suministrado de forma medida en el agua a través de ingeniosos sistemas de riego automatizado hay un largo camino. En un primer sistema no se querrá utilizar algo tan complicado, pero tampoco algo de tan pocas garantías. Todo lo que se use debe estar esterilizado y no se deben utilizar tierras viejas ó provenientes del exterior, pues pueden tener plagas, (se puede hervir la tierra aunque es muy trabajoso). Las mezclas para plantas de interior que venden empaquetadas suelen estar esterilizadas. (Debe indicarlo).

Lo ideal es hacerse uno la propia mezcla comprando los materiales por separado. Podríamos definir tres características básicas de los materiales a utilizar en una mezcla:

1.NUTRIENTE, que aporte los elementos que la planta necesita para su desarrollo.

2.RETENTOR DE AGUA, que permita que el agua sea absorbida o sé a adhiera a su superficie

3.AIREADOR DRENADOR, que permita que el agua drene con facilidad y evite que la mezcla sea muy compacta.

El medio ideal estaría compuesto de una mezcla que combinase bien los tres elementos.

En cultivos hidropónicos las mezclas usadas son totalmente inorgánicas y carecen de nutrientes (se suministran por el agua). En cultivos tradicionales se utilizan materiales orgánicos sin esterilizar. Aquí se proponen únicamente mezclas semiorgánicas pero todas con materiales esterilizados, pues pensamos que es lo más cómodo si no quiere uno introducirse en el mundo de los cultivos hidropónicos, lo cual es muy interesante.

Read the rest of this entry »